Lunes 15 de Octubre de 2018

Home l 2018-09-24

..................................................................................

 

 

¿Nuestra profesión tiene más que ver con la salud o con el dinero?

 

 

(Por Dr. Dardo Pereira, presidente de SOLP) El título de la nota es simple, elemental y tan solo un disparador, ahora tratare de encender la mecha y que la bomba no me explote en mis manos. Sé que es una tarea difícil que eso no suceda, y ya con este título debo tener centenares de detractores, enfilados para criticarme.

Tranquilos todos por favor, primero lean la nota y después opinen,  de todas maneras  me parece que está bueno debatir un poco sobre nosotros mismos, no hay que esconder nada debajo de la alfombra.  Simplemente creo que el debate serviría como para conocernos un poco más, definir mejor nuestros objetivos futuros, el perfil de la curricula universitaria, ya que pareciera que la profesión en algún punto navega en un derrotero sin rumbo. 

Hace bastante tiempo atrás, había una canción muy escuchada, y que maravillosamente entonaba la gran negra Mercedes Sosa, llamada “Soy pan, soy paz, soy más” que decía en una de sus más conocidas estrofas  lo  siguiente:

 

“Hay que sacarlo todo afuera, 

Como la primavera, 

Nadie quiere que adentro algo se muera. 

Hablar mirándose a los ojos, 

Sacar lo que se puede afuera,

Para que adentro nazcan cosas nuevas, nuevas, nuevas”.

 

Bueno de esto se trata esta inquietud de poner en debate porque elegimos esta carrera y porque la llevamos  adelante y elegí estos términos antagónicos,  casi extremos.  Salvando las distancias  el gran Enrique Santos Discepolo también hizo algo así, cuando en la maravillosa pintura social aún vigente puso “la biblia junto al calefón”, y tanto como sucedió antes, como ahora, nadie se va a morir por quitar el velo a una sociedad, o a una profesión, para debatir y mejorar la propuesta académica y su futuro laboral. 

Si es por mi condición de dirigente institucional, después de años de evaluar la seguridad social, diría sin temor a equivocarme que solo es por dinero, ¿En qué me apoyo para hacer esta afirmación temeraria?, muy sencillo,  en la enorme cantidad de prestadores que reiteran trabajos ya hechos por ellos mismos, evidentemente estos señores se olvidaron de la salud hace rato, solo piensan en el dinero y en algún  punto son siempre los mismos. 

¿Es verdaderamente un sector minoritario?, ¿O realmente son una mayoría? Hay que debatirlo. 

Pero si analizo otro sector al cual  conozco muy bien, la docencia,  sé de los cuidados y de los controles que tienen profesionales destacados como Alicia Brea, Cristina Roletto entre otros tantos,  que están batallando con el pobre y enclenque dientecito hasta el final, como si fuera la defensa del Santo Grial. En este caso  no hay duda que su campo de accionar es la salud    

El debate está abierto, ninguno de los términos expuestos pretende descalificar a nadie, porque sería lo mismo que preguntarle ¿Porque estudio derecho? a un abogado y encontraremos un sector que lo hizo por su anhelo y afán  de justicia, pero hay otros en algunos casos muy mediáticos, que el apodo de “aves negras”, o “caranchos” les viene al dedillo.                              

Lo cierto es que en una sociedad capitalista, es lógico que las cosas se hagan por dinero, mientras los límites éticos continúen siendo el freno justo y necesario a las ansiedades descarriadas, de aquellos que piensan que todo vale en nuestra profesión como en la vida, por el vil metal. 

Como para ir poniéndole un poco más de pimienta a este plato tan apetecible, un estudio realizado en la Universidad de Barcelona sobre igual cantidad de alumnos de medicina y odontología, encontró que los futuros médicos en un 80 por ciento habían decidido su carrera  por un interés en la  salud de las personas, por altruismo, por ayudar al enfermo y tan solo un 20 por ciento por una cuestión económica. Cuando se le pregunto a los futuros colegas fue exactamente al revés. 

¿Está mal o está bien? ¿Se puede transpolar un estudio en una universidad europea a la Argentina? ¿Somos entendidos en cuestiones bucales,  pero es cierto que solamente  nos interesa el dinero? Y si fuera así, no sería ninguna ofensa ganar el sustento diario con nuestro trabajo, ¿O que hacen el resto de las profesiones u oficios? 

Y así podemos seguir indefinidamente, ya que hay un montón de preguntas más, ninguna ofende tanto como la que no se plantea desde la formación, que sin dudas deberá ser dentro del campo de la salud, pero haciéndole saber a la sociedad que es una profesión que más allá de su responsabilidad social, sanitaria y humana, necesita una buena bonificación arancelaria para hacerla como Dios manda. 

Los “caranchos” de la odontología que están vivitos y coleando y destruyendo cuanto sistema de salud cae en sus manos son otro tema, que merece tanta o más consideración que el que abordado en este editorial. 

 

<< volver




sugerencias



sugerencias

direccion