Lunes 15 de Octubre de 2018

Home l 2018-10-05

..................................................................................

¿Farmacity en la Odontología

pereira_dardo_250b_250

Por Doctor Dardo Pereira, presidente de SOLP - 

CVS y Walgreens son dos cadenas de farmacias de EEUU que no venden solo productos farmacéuticos,   es más  en sus góndolas hay más productos de otro tipo, como gaseosas, souvenir, prendas de baño, toallas, etc., etc., que productos farmacéuticos. Bajo ese modelo se engendró en  nuestro país la cadena Farmacity, que hace gala de su presencia en CABA y en algunas capitales del interior, no pudiendo desembarcar aun en la provincia de Buenos Aires. Veremos cómo sigue esa historia.

Lo cierto es que nosotros también venimos observando desde hace tiempo este  fenómeno en nuestra profesión, que se desarrollo en el territorio de capital primero, debido a la ausencia de un Colegio profesional que regule estas actividades, a la falta de controles de órganos de salud para este tipo de modalidad profesional, lo que facilito la instalación de grandes complejos de “clínicas”, primero en los lugares más céntricos de la ciudad, para luego extenderse en algunos barrios de clase media.

Ahora este fenómeno cruzo la General Paz, para ubicarse en los sectores de gran concentración urbana, barriadas importantes ya exhiben con preocupación esta nueva particularidad de servicios.  Por supuesto que donde están los sectores de clase media baja y en los alrededores ahí las “clínicas” Farmacity ni aparecen. Ahí están nuestros socios, los que defienden el sistema solidario de salud, los que trabajan desde hace años y se solidarizan con sus vecinos, los que se comprometen con ellos y padecen sus mismas dificultades. 

Ahí el Farmacity odontológico no va a llegar nunca, condenado a la ausencia de salud a los afiliados de las obras sociales más distantes. Eso no es casualidad, es una manera de enfocar, de encarar un sistema de salud. La pregunta central que gobernantes, políticos, legisladores y la ciudadanía debería hacerse sería: ¿La salud es para todos o es para los que pueden pagarla? Si es para todos allí estará la SOLP con sus prestadores. Si es solo para los que pueden pagarla, allí estarán las “clínicas” Faramacity de la odontología.

¿Cuál es el formato de estas “clínicas”? es un formato que  se  trajo desde Europa (España sobre todo) y EEUU hace tiempo. Una determinada sociedad anónima ¿o no? invierte en la profesión, su o sus dueños pueden ser  odontólogos ¿o no?  Lo hacen con llamativas y marcketineras propagandas de servicios de salud, bajando los valores prestacionales para poder competir con el colegiado y haciendo convenios a menores costos con prepagas y obras sociales, no pudiendo POR AHORA acceder a las mutuales más importantes (v.g. IOMA).

Para eso generan espacios con gran confort, con  ambientes placenteros,  generalmente de colores blancos o pastel, con secretarias coucheadas para tal fin, y con cafecito de por medio, comienzan a contratar  profesionales y técnicos de laboratorio que formaran parte de este nuevo “ejército de reserva”  proletario, pero ahora profesional  y con título académico. La promoción es sencilla “Hágase el implante ya y salga con su corona en el día”. Obviamente la calidad esta mutilada en toda esa prestación. 

Así están las cosas para la gran pelea del futuro,  para la gran final que se avecina: el consultorio de barrio  frente a la “clínica” Farmacity. Nosotros está claro a quien representamos y a nombre de quien firmamos los convenios. En ellos lo que solo está claro, es a dónde va la ganancia final. 

Nosotros creemos y defendemos esto, solamente esto: El pibe que hizo su cursada en la facultad, con mucho sacrificio y que soñó con tener su propio consultorio, su pequeña “minipyme” para trabajar y dar trabajo. Es el mismo que respeta y acata  las premisas de sus instituciones profesionales, que están para defenderlo y para pelear por él,  contra estos “gigantes”, que ya se instalaron con fuerza. 

¿Sera el consultorio de barrio una modalidad de trabajo pasada de moda, o vieja?, para algunos podrá ser así y tal vez sea cierto, pero habrá que replantearla desde otro ángulo, desde la asociación de profesionales, no sobre otra base. Por nuestra concepción del sistema solidario vamos a defender nuestra visión de una salud para todos, que sea accesible y universal en su cobertura, y no modulada de acuerdo a la capacidad de pago. Además vamos a defender que el socio no sea un empleado, que sea el dueño y hacedor de su propio destino profesional, ese es nuestro cometido. 

Si de alguna manera aun no entraron en La Plata y en otras ciudades, fue por el accionar de las llamadas por algunos “gremiales”,  quienes a capa y espada defienden que los convenios los deben tener las instituciones profesionales del sector en representación de sus socios, que somos los que damos una dura pelea contra la “clínicas” Farmacity, para que los convenios continúen en poder de los socios,  que ellos sean sus titulares y no los capitales concentrados. A pesar de los objetores de conciencia gremial, que miran con envidia el jardín del  vecino, en ese lugar esta y estará por siempre la SOLP.

Pero esta lucha recién comienza, ya hubo intentos en otros momentos de avanzar sobre IOMA con esta modalidad. Hasta ahora solo escuchamos rumores. Esta es la lucha que  nos mantiene vivos y despiertos, porque seguimos creyendo que es el socio el hacedor de sus sueños, y nosotros solo instrumentos para que pueda crecer, trabajar y tener la independencia que se merece. 

En otras palabras que sea su mismo “patrón”, si se me permite la expresión coloquial, no queremos ni necesitamos  “patrones externos” en este campo de trabajo profesional. Bastante con los impuestos que pagamos, con las retenciones que nos hacen, con “los aranceles de m…..a” y otras yerbas a las que estamos más que acostumbrados, y que esperamos algún día  ponerle fin. 

<< volver




sugerencias



sugerencias

direccion