Domingo 19 de Agosto de 2018

Home l 2018-03-23

..................................................................................

La Ingratitud detrás de una sonrisa artificial

 

 

El popular canta autor panameño Rubén Blades, inmortalizó allá por los años ochenta, en una canción la temática social de la Nueva York de esos días, la canción era Pedro Navaja y en un momento decía “Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas, ay Dios” y es realmente tan así, tan vigente, que podemos utilizarlo para hablar un poco de la INGRATITUD.

Se denomina así  a la actitud contraria al agradecimiento. Muestra la acción distante y poco considerada de una persona que no valora los gestos de los demás, o los detalles positivos que alguien, en este caso podría ser la SOLP, haya podido tener hacia él. 

Se considera una persona ingrata a aquella que tras haber recibido ayuda de alguien, también podría ser la SOLP, olvida pronto esta ayuda y no corresponde del mismo modo en caso de que la situación sea a la inversa. Una persona ingrata responde con indiferencia hacia este tipo de comportamientos que la persona agradecida valora tanto. 

La ingratitud muestra el deseo de autosuficiencia que surge de la soberbia. La persona que es ingrata puede serlo incluso con los familiares y amigos más cercanos, también podría ser con la SOLP, en ese caso, carece de la empatía suficiente para ponerse en el lugar del otro. La ingratitud también se muestra por un diálogo emocional carente de términos clave como gracias, lo siento y por favor. 

Una persona ingrata decepciona al otro, también podría ser la SOLP, ya que con su actitud hiere las buenas intenciones de aquel que ofreció su ayuda en algún momento, también podría ser la SOLP. Cuando la ingratitud se convierte en un estilo de vida, entonces la persona se encierra en sí misma y su situación deriva en soledad y en aislamiento, porque los demás se alejan poco a poco. 

La gratitud es un sentimiento necesario que ayuda a mantener el orden en las relaciones personales, a cosechar amigos y a poder entrar en cualquier lugar con la frente bien alta y la confianza que va a ser bien  recibido, también podría ser la SOLP.

No se necesita ni hacer nombres, ni recordar acontecimientos hechos de buena fe, como se hacen todos los días desde la entidad, que tiene entre sus principales virtudes, por no decir la principal que SOMOS BUENA GENTE. 

Por lo tanto las palabras están demás, acá viene y trabaja gente de “buena leche”, la escoria y los ingratos no tienen cabida en la SOLP.

 

<< volver




sugerencias



sugerencias

direccion